Templo de la Música

San José

POSICIÓN GEOGRÁFICA

Las coordenadas geográficas medias del cantón de San José están dadas por 09° 56′ 16″ latitud norte y 84° 06′ 55″ longitud oeste. La anchura máxima es de dieciséis kilómetros, en la dirección noroeste a sureste, desde la planta eléctrica Electriona, hasta el puente sobre el río Tiribí, carretera regional No. 211, que va de San Francisco de Dos Ríos a San Antonio de Desamparados.

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico

 
BREVE RESEÑA HISTÓRICA

El territorio que hoy corresponde al cantón de San José, estuvo habitado por indígenas del llamado Reino Huetar de Occidente, que a inicios de la colonización eran dominios del cacique Garabito.

El valle en que se asienta la ciudad capital comenzó a ser poblado por colonizadores españoles, a finales del siglo XVI. Uno de los primeros parajes que se citan en la habilitación de tierras es Mata Redonda; que comenzó a tener importancia a raíz del repartimiento que hizo el gobernador de la provincia de Costa Rica, don Diego de Artieda Chirrino (1574-1590); al otorgárselo a don Pedro de las Alas, quien formó allí un hato de ganado. A la muerte de don Pedro, el hato de Mata Redonda fue dividido entre sus dos hijos; al capitán Juan de las Alas le correspondió la Mata Redonda y al alférez Pedro de las Alas le tocó, el sector oeste, denominado Las Pavas. El nombre de Mata Redonda que había empezado a mencionarse en un poder de los moradores de ese sitio en 1607, se cita después en los protocolos de Cartago en octubre de 1623, con motivo de un poder que el capitán don Juan de las Alas, el alférez don Luis Machado y los señores Salvador Torres, Francisco de Cháves, Andrés Jainus, Francisco Rodríguez de Sosa y Andrés Murillo, en nombre de los pobladores de Barva y Mata Redonda, otorgaron a don Francisco Castro y a don Juan Martínez Ferrera, procuradores de la Audiencia de Guatemala. El anterior documento deja ver que ya en ese año existía un número de moradores en el sitio.

En 1630 el capitán don Juan de las Alas, declaró ser poseedor de una estancia en el lugar denominado Mata Redonda, donde habían sido construidas dos casas de horcones cubiertas de techo de paja, y contaba con doscientas reses y cuarenta caballos y yeguas mansas. Dos años después don Salvador de Torres, encomendero, en su testamento indicó tener un lugar en Mata Redonda. Para 1640 también figuró ya como propietaria de bienes que colindan con el hato de Mata Redonda, la española María de Aguilar, cuyo nombre conserva uno de los ríos del presente cantón.

En los últimos años del siglo XVII, la población española diseminada en el valle de Aserrí o valle de Currivará, había aumentado de tal manera, que la Cofradía de la Pura y Limpia Concepción de

María Santísima establecida en Cartago, en 1577, consideró necesario nombrar diputados especiales para la atención de los cofrades residentes en él, cargo que ocuparon sucesivamente de 1681 a 1696 los señores Juan de Valbuena, Juan de Espinoza, Alonso Berrocal y Juan de Castro.

Dado el aumento creciente de los habitantes, el obispo de Nicaragua y Costa Rica, monseñor don Fray Benito Garret y Arloví, ordenó en su carta pastoral del 10 de mayo de 1711 que se construyeran oratorios o ermitas en donde se pudiese oír misa y recibir los santos sacramentos; en acato a lo anterior el presbítero don José de Cháves erigió un oratorio en su hacienda que tenía en la vega del río de Torres, al que acudían los residentes del lugar.

En el año de 1736 el cabildo de León decretó el establecimiento de una Iglesia en el valle de Aserrí, dedicada al señor San José; el sitio que se escogió fue la Boca del Monte. Al cura de Cartago, presbítero don José Antonio Díaz de Herrera, se le ordenó trasladarse al valle y con ayuda de los vecinos, construir la iglesia; la cual quedó concluida al año siguiente, en el sitio que hoy corresponde al lugar ubicado a media cuadra entre las avenidas central y primera, frente al costado este del Banco Central de Costa Rica. El 21 de mayo de 1737 fue nombrado el presbítero don Hermenegildo de Alvarado y Girón, Coadjutor de la Ayuda de Parroquia de San José de la Boca del Monte en el valle de Aserrí. Un año después fue bendecida por el presbítero don Manuel Casasola y Córdoba. Posteriormente, algunos vecinos de la incipiente villita, dada las malas condiciones en que se hallaba la ermita, construyeron una nueva iglesia parroquial de adobes, que concluyen en 1776, en el lugar donde hoy se encuentra la iglesia catedral. Fue bastante afectada por el terremoto de 1781. La iglesia parroquial se erigió en catedral en 1850, cuando se estableció la diócesis de San José. Actualmente es la sede de la arquidiócesis de San José, de la provincia eclesiástica de Costa Rica.

Los moradores del valle de Aserrí en un principio se mostraron reacios a edificar sus casas de habitación cerca de la ermita, en parte porque no querían abandonar sus hatos y porque no había facilidad de agua próxima a la iglesia. En febrero de 1750 el presbítero don Juan de Pomar y Burgos, dejó el cargo de cura en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Cubujuquí (hoy Heredia) y se trasladó a la villita de la Boca del Monte para iniciar los trabajos de conducción del agua al sitio, logrando en agosto de ese año establecer una acequia que llevaría el agua al lado norte de la ermita. Este modesto acueducto o saca de agua dio un impulso al poblado y aseguró su existencia, pues inmediatamente los moradores del valle comenzaron a construir sus viviendas en el sitio. Al año siguiente, el lugar contaba con iglesia, acueducto, quince casas con techo de paja y once de techo de teja. A principio del siglo XIX, San José recibía agua del río Torres, por medio de una acequia que entraba por el este de la ciudad, distribuyéndose luego en cursos menores por otros barrios. En 1868 se inauguró formalmente la cañería de San José.

La ciudad de San José resultó favorecida con el cultivo y comercialización del tabaco, ya que las tierras aledañas resultaron más adecuadas para su explotación, principalmente las ubicadas al norte de la ciudad; donde se establecieron las plantaciones del tabaco que se exportó al Reino de Guatemala y a otros lugares. A finales del siglo XVIII se construyó la Factoría de Tabacos, situada en el espacio que hoy ocupa el Banco Central de Costa Rica, originándose en un corto tiempo una gran actividad a su alrededor.

El diputado de la provincia de Costa Rica ante las Cortes de Cádiz, en España, el presbítero don Florencio del Castillo, logró que éstas otorgaran, el 16 de octubre de 1813, el título de ciudad al pueblo de Villanueva de San José. El 16 de mayo de 1823, en el Estatuto Político de la Provincia de Costa Rica, se ordenó que la capital fuese, a partir de esa fecha, la ciudad de San José.

El ayuntamiento de San José que se estableció basándose en la Constitución de Cádiz, el 19 de mayo de 1812 empezó a funcionar en enero de 1814, el cual quedó integrado con las siguientes personas: Gregorio Ulloa, Manuel Hidalgo, Cipriano Fernández, José Ana Jiménez, Miguel Carranza, Félix Fernández, Félix Martínez, Juan Esquivel, José Castro, Anselmo Aguilar y presbítero Manuel Alvarado. El secretario fue don Tomás de Alvarado.

En la citada Constitución de 1812, se dispuso solicitar a todas las provincias del reino español que establecieran escuelas en donde habían un número semejante a mil almas. En tal forma el ayuntamiento de San José decidió fundar el 24 de abril de 18I4, una casa enseñanza, la cual inició el curso en octubre del mismo año, en los almacenes de la Factoría de Tabacos. Al cesar las funciones del Ayuntamiento, los vecinos satisfechos con los resultados obtenidos se comprometieron por tres años a sostener su funcionamiento. En 1815, durante la visita del obispo de Nicaragua y Costa Rica, monseñor don Nicolás García Jérez, tomó bajo su protección el citado centro de enseñanza, regalando un solar y dinero para la construcción del edificio, el cual puso bajo el patrocinio de Santo Tomás de Aquino. Posteriormente, por gestiones realizadas por el presbítero José María Esquivel, se logró construir el local de la Casa de Enseñanza de Santo Tomás que fue el primero edificado en Costa Rica para la educación. En fundamento a la ley No. 27 del 4 de diciembre de 1824, en la administración de nuestro primer Jefe de Estado, don Juan Mora Fernández, el Gobierno decidió financiar la mencionada casa, que en la administración de don José María Alfaro Zamora, por ley No. 11 del 3 de mayo de 1843 se erigió en universidad. Tiempo después por ley No. 77 del 20 de agosto de 1888 se clausuró la Universidad de Santo Tomás, en el gobierno de don Bernardo Soto Alfaro. Por ley No 362 del 26 de agosto de 1940 durante la administración de don Rafael Ángel Calderón Guardia, se fundó la Universidad de Costa Rica, que se ubicó en el barrio González Lahmann. El Instituto Tecnológico de Costa Rica, el 30 de junio de 1977, asumió la administración e instalaciones de la antigua Escuela Técnica Nacional, situada en el barrio Amón. Actualmente funciona como un servicio descentralizado con el nombre de Centro Académico de San José.

Otros de los primeros centros de enseñanza establecidos en el Cantón Central de San José

El 15 de diciembre de 1846 se fundó, con el nombre de Escuela Central para la preparación de instructores primarios de todos los departamentos del Estado, dependiendo de la Dirección de Estudios de la Universidad de Santo Tomás. El 19 de mayo de 1847 don José María Castro Madriz decretó la fundación de un Liceo General para la educación de niñas de todos los departamentos. En el mismo año doña Dolores Libous estableció una escuela de música. El Poder Ejecutivo abrió el 1 de marzo de l849 el Liceo de Niñas para la preparación de maestras de enseñanza primaria. En 1857 se fundó el primer Liceo de Niñas, particular. A fines de 1859 se estableció el plantel primario secundario, bajo el nombre Colegio de Humanidades de Jesús. A principios de 1864 se inauguró un colegio primario secundario con el nombre de Liceo de Costa Rica. El 30 de enero de 1870 se abrió la Escuela Normal para la formación de maestros, que más tarde deberían difundir la enseñanza primaria. En 1873 se abrió un colegio primario secundario subvencionado por el Gobierno con el nombre de Colegio de Santo Tomás. El 16 de mayo de 1875 se inauguró el Instituto Nacional, para la enseñanza secundaria. El 1 de febrero de 1878, se abrió un establecimiento primario secundario particular, para la educación de la mujer, con el nombre de Colegio de Señoritas; en el mismo año se inauguró el Colegio Seminario para la preparación de sacerdotes. El 5 de mayo de 1879 se abrió una escuela preparatoria nocturna destinada a la instrucción de los jóvenes que quisieran dedicarse al magisterio. El 7 de febrero de 1881 se instaló el Colegio de Nuestra Señora de Sión. El 4 de mayo de 1884 se inauguró el Instituto Universitario, colegio de segunda enseñanza, sostenido por la Universidad de Santo Tomás. En el gobierno de don Bernardo Soto Alfaro, el 6 de febrero de 1887 se inauguró el Liceo de Costa Rica, que en el comienzo se ubicó en donde hoy se encuentran las oficinas centrales de la Caja Costarricense de Seguro Social; en 1902 se trasladó a su edificio actual. Don Bernardo firmó el 4 de setiembre de 1888, el decreto ejecutivo de creación del Colegio de Señoritas, el cual se construyó en el mismo lugar donde se encuentra hoy.

En ley No. 63 del 4 de noviembre de 1825, San José constituyó un distrito del Departamento Oriental, conformado por ciudad San José y los pueblos de Curridabat y Aserrí. En ley No. 22 del 1 de diciembre de 1841 San José formó un Departamento con doce barrios y sesenta cuarteles, uno de los cinco en que se dividió en esa oportunidad el territorio del Estado para elegir las autoridades locales.

En la administración de don Juan Rafael Mora Porras se instaló por primera vez el alumbrado público, que consistió de grandes lámparas de queroseno colgadas en postes de hierro, colocadas en los alrededores de la plaza principal, hoy parque central y en las principales calles de la ciudad. El alumbrado eléctrico con bombillos se inauguró el 9 de agosto de 1884, en el gobierno de don Próspero Fernández Oreamuno.

El origen del nombre del cantón se remonta a la erección de la ermita dedicada al Patriarca San José. El 21 de mayo de 1737 se considera como fecha de fundación de la población; que en un principio se denominó Boca del Monte, posteriormente se convirtió en la Villita, luego en Villa Nueva, y por último en el actual cantón de San José.

Escudo cantón de San José

ASPECTOS FÍSICOS

Geología

El cantón de San José está constituido geológicamente por materiales de los períodos Terciario y Cuaternario, siendo las rocas volcánicas del Cuaternario las que predominan en la región.

Del período Terciario se encuentran rocas de origen sedimentario de la época Mioceno; que corresponden a material indiferenciado, localizado en un pequeño sector del cantón, en el barrio Niza.

Entre los materiales del período Cuaternario se hallan rocas de origen volcánico y sedimentario de la época Holoceno. Las primeras corresponden a materiales volcánicos, tales como lavas, tobas y piroclastos, situados en la mayor superficie del cantón, los cuales se ubican al oeste del mismo, a partir del sector entre los barrios Escalante y Hatillo Cuatro. Las rocas sedimentarias pertenecen a depósitos fluviales y coluviales, localizados al sureste de la región.

Geomorfología

El cantón de San José, forma parte de la unidad geomórfica de origen volcánico, representada por el relleno volcánico del valle central, que corresponde a una superficie plana ondulada. Es posible que los cambios en el relieve dentro del área, sean debidos a la presencia de lava a unos cuantos metros de profundidad constituyendo un frente.

La unidad está formada en superficie por rocas volcánicas, principalmente lavas, tobas e ignimbritas cubierta por ceniza en un espesor variable. La secuencia de lavas descansa sobre roca sedimentaria. Las lavas son del tipo andesítico.

Geomorfológicamente, esta unidad no es un valle, sin embargo para efectos políticos, socio económicos y todo tipo de referencia, se considera preferible seguirlo denominando Valle Central. El nombre técnico correcto es fosa tectónica, debido a la presencia de una falla a todo lo largo del pie de la sierra volcánica Central, la cual está evidenciada por la existencia de fuentes termominerales, así como la interrupción brusca y alineada con la supuesta falla de las estribaciones que bajan de la mencionada sierra hacia el valle, lo mismo que por la presencia de un vulcanismo sin explicación aparente (Formación Pacacua), en correspondencia con la posición de la falla o cerca de ella.

Altitudes

Las elevaciones, en metros sobre el nivel medio del mar, en algunos lugares cabecera de distrito del cantón, son las siguientes:

Carmen 1.179, Merced 1.146, Hospital 1.150, Catedral 1.161, Zapote 1.175, San Francisco de Dos Ríos 1.165, Uruca 1.110, Morenos 1.133, Pavas 1.045, Hatillo 1.123 y San Sebastián 1.131.

Hidrografía

El sistema fluvial del cantón de San José, corresponde a la vertiente del Pacífico; que pertenece a la cuenca de río Grande de Tárcoles.

Los ríos que drenan el cantón son Torres y María Aguilar, con su afluente Ocloro; los cuales se unen al río Tiribí y este al río Virilla; así como la quebrada Rivera, que es afluente de este último. Estos ríos presentan un rumbo de este a oeste. Los ríos Virilla, Tiribí ,Torres y Ocloro, así como la quebrada Rivera son límites cantonales; el primero con Heredia y Belén de la provincia de Heredia; el Tiribí, con los de Escazú, Desamparados y Alajuelita; el Ocloro con Montes de Oca, el Torres con Goicoechea y Tibás, y la quebrada Rivera con este último.

GALERÍA

 
REFERENCIA A MAPA BÁSICO DE COSTA RICA

Hojas del mapa básico 1:50 000 (IGN): Abra.
Hojas del mapa 1:10 000 (IGN): Cubujuquí, Curridabat, Escazú, María Aguilar, Pavas, Real de Pereira, San Antonio, Torres.

Comentar en Facebook

comentarios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
This site uses cookies. Find out more about this site’s cookies.