Instrumentos de cuerda

Instrumentos de cuerda

En este grupo figuran los principales instrumentos de una orquesta, entre los cuales se destacan los siguientes:

El violín: Es uno de los instrumentos solistas más importantes de la música moderna, y mucha gente lo considera el más bello. Pertenece al grupo de los de cuerda que se tocan con arco. Es el más agudo de ellos y corresponde al tiple; también es el más pequeño. Los instrumentos de arco figuran entre los elementos más importantes de la orquesta, y a uno de los violinistas se le asigna la responsabilidad de transmitir las indicaciones del director a los demás.

De todos los instrumentos, el violín es el más próximo a la voz humana de su registro. Puede expresar todos los sentimientos, sean tristes o alegres, diferenciándose en ello del violonchelo o cello, que es más bien melancólico. En manos de un gran ejecutante, un buen instrumento puede proporcionar tonalidades de increíble belleza, y el haber tenido oportunidad de oir a uno de los grandes violinistas de nuestro tiempo constituye un raro privilegio. Uno de los más extraordinarios violinistas que jamás hayan existido fue Paganini, tal vez el primero de los grandes ejecutantes. Nació en Italia en 1782 y murió en 1840.

El violín actual tiene unos tres siglos de antigüedad y es probable que no sufra ya cambios. Consiste en una caja armónica de madera, con escotaduras a ambos lados para dejar libre movimiento al arco, y con dos aberturas para el sonido, en forma de S, en la cara superior. Tiene cuatro cuerdas afinadas en quintas, tres de las cuales son de tripa y una, la prima, de alambre. Cada tono se regula oprimiendo la cuerda con los dedos de la mano izquierda contra el diapasón, que es una pieza de ébano que va sobre el mástil del instrumento. Las cuerdas parten del clavijero, situado a! extremo del mástil, pasan sobre el diapasón sin tocarlo, se apoyan en el borde del puente y terminan sujetas al cordal, otra pieza de ébano, análoga al diapasón, que figura en la parte baja del instrumento. Para velar el tono se usa la sordina, que es una pieza pequeña de hueso o de metal que se inserta sobre el puente. El arco del violín es largo y fino y ligeramente curvo. Está provisto de pelo de caballo blanco, que se frota con resina.

El violín procede del ravanastronn, inventado por el príncipe Ravana, de Ceilán, unos 5,000 años antes de C, y que constaba ya de caja, puente, cuerdas de tripa, mástil, clavijas y arco. Es, como se ve, un instrumento muy antiguo.

Los violines más bellos del mundo fueron fabricados en Cremona, Italia, por los hermanos Amati, los Stradivari y los Guarnieri, quienes vivieron entre los siglos XVI y XVIII. Algunos de los mejores concertistas siguen tocando en los violines y cellos que hicie­ron esos antiguos artífices.

Para violín se ha escrito mucha hermosa música, como, por ejemplo, los grandes conciertos para violín de Mozart y Beethoven. También hay música de cámara —para violín y piano u otros instrumentos— de los más ilustres compositores.

La viola: El segundo instrumento de la familia de los de arco es la viola, que es cinco notas más baja que el violín y equivale al contralto. Está hecha como el violín, pero es una séptima parte más grande, tiene cuerdas más gruesas y se toca con un arco más pesado. Como el violín, tiene cuatro cuerdas afinadas en quintas y las tres cuerdas de arriba son de un tono idéntico a las tres más bajas del violín. La viola tiene un sonido peculiar, melancólico; se usa poco como instrumento solista, pero desempeña un papel importante en la música de cámara y en la orquesta. Mozart escribió un trío para piano, clarinete y viola, y Berlioz usó la viola en Haroldo en Italia para frasear melodías de delicada ternura.

El violonchelo: El violonchelo, violoncelo o cello, un miembro de tono grave de la familia del violín, es un instrumento solista importante y se usa ampliamente tanto en música de cámara como en orquesta. Su forma fue fijada por los Stradivari, y desde la época de éstos se ha hecho de 125 cm de longitud. Tiene cuatro cuerdas afinadas en quintas y se apoya en el suelo, gracias a una varilla de metal que se saca de su parte inferior.

Su tono fluctúa entre el de la viola y el del contrabajo. Posee un hermoso timbre de barítono, a veces muy melancólico, y es el instrumento más romántico de la orquesta. En la música de cámara, sólo lo supera el violín, y desde los tiempos de Beethoven ha sido un componente obligado de la orquesta sinfónica. El violonchelo tiene a su cargo el andante con moto de la Quinta sinfonía de Beethoven y el scherzo de su Sinfonía en do menor. Todavía existen y se usan muchos cellos hechos por los Guarnieri y los Stradivari.

El contrabajo: El contrabajo o violón es el cuarto instrumento y el más grande de la familia del violín. Su tono es más bajo. Tiene una parte posterior roma, como las violas. El ejecutante lo apoya en el suelo y toca con música escrita en una octava más alta. El contrabajo no es un instrumento solista, y su importancia en la música de cámara es secundaria, pero resulta muy necesario en la orquesta, donde proporciona las bases sobre las cuales se funda la armonía y se marca el ritmo.

A menudo, fortalece el tono grave del cello duplicando la octava inferior, como en el scherzo de la Quinta sinfonía de Beethoven. Éste usa el contrabajo para representar una tormenta en su Sinfonía pastoral.

El arpa: El arpa es un instrumento muy antiguo, que conocieron los egipcios, los asirios, los griegos, los romanos y todos los pueblos célticos. El arpa moderna se llama “de doble acción”, porque cada uno de sus siete pedales tiene el efecto de hacer sonar tanto la nota natural como el sostenido de cada cuerda. En otros términos, cada cuerda, sin el pedal, emite, al pulsarla, el bemol de una de las notas de la escala.

Este instrumento fue inventado en París, por Sebastián Erard, a comienzos del siglo XIX. Es de grandes dimensiones y tiene 46 cuerdas, que se hacen vibrar con los dedos; su alcance es de seis octavas y media. Las notas altas son adecuadas para los pasajes rápidos, y las medias causan el efecto de una voz cantante; ambas son de tripa. Las notas graves, cuyas cuerdas son de alambre, tienen un sonido muy penetrante. Los compositores modernos, en particular los impresionistas, emplean varias arpas en su orquesta.

A fines del siglo XIX se inventó el arpa cromática, pero no desplazó a la de pedales, a pesar de que ésta tiene una gran desventaja: al ejecutante le resulta imposible tocar en ella una escala cromática, es decir una escala en la que estén incluidos todos los medios intervalos o semitonos.

Comentar en Facebook

comentarios

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
This site uses cookies. Find out more about this site’s cookies.